Gana Liga Americana Juego de Estrellas 2019



CLEVELAND -- Nueve lanzadores se combinaron para ponchar 16 bateadores y Joey Gallo bateó un cuadrangular que resultó ser la carrera de la diferencia para que la Liga Americana derrotara 4-3 a la Liga Nacional, el martes en Progressive Field de Cleveland, y extendiera su gran dominio de los últimos años en el Juego de Estrellas de las Grandes Ligas.

El derecho japonés Masahiro Tanaka (1-0), de los New York Yankees, se anotó el triunfo con una entrada de un hit, mientras que el zurdo Clayton Kershaw (0-1), de los Los Ángeles Dodgers, cargó con el revés, tras permitir una carrera y dos hits en la segunda entrada. El cubano Aroldis Chapman, de los Yankees, retiró a los tres bateadores que enfrentó en el noveno para acreditarse el salvamento.

Pero fue el lanzador Shane Bieber, de los locales Cleveland Indians, quien fue electo como Jugador Más Valioso. Bieber, quien se unió al receptor puertorriqueño Sandy Alomar (En 1997 en este mismo estadio) como los únicos miembros de la franquicia de Cleveland que gana el trofeo, ponchó a los tres bateadores de la Liga Nacional que enfrentó en la quinta entrada.

"Se sintió una gran electricidad por la forma en que me recibieron los muchachos en la cueva cuando terminé mi entrada. Fue especial", dijo Bieber, el primer lanzador de la historia que poncha a los tres bateadores de su primera entrada en su propio parque.

Ahora la Liga Americana ha ganado siete partidos consecutivos, 14 de los últimos 17 y 19 de 22 para tomar ventaja 45-43 (con dos empates) en la serie de por vida. En carreras anotadas, el joven circuito domina 373-370 desde que el evento fue creado, en 1933, para celebrar el centenario de la ciudad de Chicago.

El derecho Justin Verlander, de los Houston Astros, lanzó una entrada perfecta, con dos ponches, en su segunda apertura del Juego de Estrellas, mientras que el zurdo Hyun-Jin Ryu también sacó un cero, mientras se convertía en el primer surcoreano que inicia en el partido de los estelares. 36,747 asistieron al Progressive para presenciar un agradable y decente partido que duró 2 horas y 48 minutos.

La Liga Americana, que fue dirigida por el puertorriqueño Alex Cora, ganaba 3-1 en la séptima entrada cuando Gallo, de los Texas Rangers, conectó por el jardín derecho un lanzamiento del relevista zurdo Will Smith, de los San Francisco Giants. Fue el único batazo que abandonó el parque, una noche después de que se impusiera un récord de todos los tiempos con 312 bambinazos en el Festival de Jonrones.

Los managers latinoamericanos mantuvieron su invicto en el Juego de Estrellas: Antes de Cora, el dirigente de los campeones Boston Red Sox, el dominicano Felipe Alou guio a la Liga Nacional a una victoria 3-2 en el Ball Park de Texas en 1995, mientras que el venezolano Ozzie Guillén comandó a la Liga Americana en su triunfo 3-2 en el PNC Park de Pittsburgh en el 2006.

"Cumplimos", dijo Cora. "Vinimos a ganar un partido y lo conseguimos. Aunque es un partido de exhibición, nadie quiere perderlo", agregó.

"En sentido general fue una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida", dijo Cora.

"Pienso que la ciudad de Cleveland hizo un trabajo fantástico. La logística, la ciudad, la temperatura, los fanáticos y hasta el desfile por la afombra roja", dijo el manager de los Dodgers, Dave Roberts, quien perdió por segundo año consecutivo.

El receptor de los Yankees, Gary Sánchez, bateó un doble y anotó una carrera en dos turnos al bate. Sánchez se convirtió en el primer receptor dominicano que comienza en la alineación titular de un Juego de Estrellas. El quisqueyano había jugado en la edición del 2017, pero como sustituto.

Shane Bieber es el MVP del Juego de las Estrellas 2019

El derecho de los Indios de Cleveland repartió tres ponches en una entrada de actuación.

El venezolano Gleyber Torres, también de los Yankees, bateó un sencillo al cuadro en dos turnos; el torpedero dominicano Jorge Polanco, de Minnesota Twins, bateó de 2-1 con carrera impulsada, y su compatriota Ketel Marte, de los Arizona Diamondbacks, pegó un doble en dos oportunidades.

Todos los otros bateadores latinoamericanos (el dominicano Carlos Santana y el puertorriqueño Francisco Lindor, de Cleveland; los cubanos J.D. Martínez, de Boston, Yasmani Grandal, de Milwaukee Brewers, y José Abreu, de Chicago White Sox; los venezolanos Ronald Acuña, de Atlanta Braves, y Willson Contreras, de los Chicago Cubs, y el arubano Xander Bogaerts, también de Boston, se fueron en blanco.

Homenaje a CC Sabathia ante la afición que lo vio por vez primera en Grandes Ligas

El veterano pelotero se despide del deporte activo este año y Alex Cora tuvo una iniciativa en la última entrada del Juego de las Estrellas.

El derecho Luis Castillo, de Cincinnati Reds, y Chapman, comandaron una gran jornada de los pitchers latinoamericanos. Castillo lanzó una entrada perfecta y abanicó a dos bateadores, en tanto que Chapman ponchó a sus tres rivales del noveno. El puertorriqueño José Berríos, de Minnesota Twins, y el dominicano Sandy Alcántara, de Miami Marlins, lanzaron un cero cada uno.

"Gracias a Dios por la oportunidad que me brindó de estar aquí", dijo Castillo, quien dijo antes del partido que quería enfrentar al jardinero Mike Trout, de Los Ángeles Angels, el mejor jugador de las Grandes Ligas.

"Quería enfrentarlo, pero fue el último bateador de la entrada anterior", dijo Castillo.

El Juego de Estrellas del 2020 está programado para ser celebrado en el Dodger Stadium de Los Ángeles. Será la cuarta vez que los Dodgers servirán de anfitriones al clásico de mitad de temporada y la segunda vez en Dodger Stadium (también en 1980). En 1959, uno de los dos encuentros del año tuvo lugar en el Memorial Coliseum, mientras que en 1949 se realizó en el Ebbets Field de Brooklyn, Nueva York.

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.