La cantidad no hace la calidad policíaca  


     La cantidad no hace la calidad policiaca

 

El tema de la seguridad pública es a todas luces complejo. Su conceptualización, el análisis de las causas que han generado el grave problema que hoy se vive en este ámbito, así como las diversas propuestas que pudieran verterse para la generación de nuevos caminos de solución, requieren sin duda de un detenido estudio.

Debemos entender a éste como uno de los más graves problemas a nivel nacional; un escenario social de inseguridad pública generalizada puede constituirse, por qué no decirlo, en condición de inviabilidad para todo modelo de desarrollo y bienestar social.

México cuenta con 544 mil policías (sin incluir a los guardias privados) México tiene más policías por cada 10,000 habitantes mayores o iguales a 14 años. Esto demuestra, una vez más, que lo que falta en México es una policía verdaderamente profesional, con mejor organización y mejor remunerada; es claro que su incremento no es el camino de la solución.

La corrupción e ineficacia de los cuerpos policiales exige soluciones integrales. "Queremos un fortalecimiento de los cuerpos policiacos para contar en todo el país con policías capaces, honestos, bien pagados y comprometidos con su comunidad, que brinden seguridad y no se alíen a los criminales”.

En síntesis, lo anterior evidencia que en México no hace falta más policía judicial tampoco, sino una policía más capacitada. Ello, además de un sistema coherente de policía en nuestro país, con políticas definidas, no sujeto a decisiones políticas fragmentadas y de momentos.

Pero existe el riesgo que se continúe capacitando policías y expulsándolos posteriormente, fomentando con ello la delincuencia capacitada y bien organizada (se han publicado casos en que los autores materiales de los delitos son policías).

En la mayoría de los Estados del país, se pregona que se tiene un número insuficiente de policías, los cuales además carecen de la confianza ciudadana.

En el supuesto de que unas fuerzas policiacas que no cuenten con el apoyo de la población no tendrán métodos que resultarán inaceptables para reforzar la Ley y detectar el crimen.

Un elemento muy significativo que demuestra la falta de capacitación de las policías. Se refiere al elevado número de muertos en los cuerpos de seguridad.

Hay gobernantes que no se preocupan por tener un presupuesto digno para seguridad pública y prevención del delito, para dar seguridad a la que tienen derecho sus gobernados acogiéndose al Programa de Fortalecimiento para la Seguridad 2017 (FORTASEG).

Un policía debe ser, antes que nada, un profesional. No un funcionario de confianza al que se debe pedir la renuncia cada vez que cambian las autoridades. Se requiere de una carrera policial perfectamente estructurada, con mecanismos y requisitos de ingreso, selección, promoción y permanencia; con principios básicos de actuación policial y con un código de ética profesional. A cambio de esto, se debe considerar al policía como un trabajador que vende su fuerza de trabajo y, en consecuencia, debe tener todas las garantías que ello conlleva, como salario digno y prestaciones adecuadas a su responsabilidad.

Es prudente que los partidos políticos y candidatos tomen en cuenta las propuestas ciudadanas en materia de seguridad pública, procuración de justicia, y protección a los derechos humanos.

Así es qué con más de 544 mil elementos Federales, Estatales y Municipales, México es el tercer país con mayor fuerza policial, sólo detrás de India y Estados Unidos, pero la incidencia de los delitos de alto impacto social (homicidio doloso, robo con violencia y privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro) no solo se mantuvo, sino que aumentó durante los últimos años, y por ello es necesario aplicar un nuevo esquema de profesionalización de los cuerpos policiacos en los tres órdenes de gobierno.

“Eso muestra la incapacidad de las corporaciones que operan en el país, se cuenta con miles de cuerpos policiales, sin una legislación que uniforme, ni siquiera en sus líneas básicas, su organización, actuación, carrera, armamento y equipo, entre otros.

Roberto Fleischer Haro. 

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583 de fecha 12/19/2000

E mail robertf.haro@hotmail.com

 

 

 

 

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.


     La cantidad no hace la calidad policíaca  " />