ONCE AÑOS SIN “EL CHARRO DE MÉXICO”, ANTONIO AGUILAR


Como si fuera una señal, la lluvia vistió el asombroso paisaje que distingue a la comunidad de Tayahua, se podía observar a lo lejos el cerrito de San Cayetano, donde fue realizada la ceremonia litúrgica por el eterno descanso de Don Antonio Aguilar “El Charro de México”, en su décimo primer aniversario luctuoso.
Hace ya 22 años, el propio actor, cantante y productor, expresó que allí quería ser sepultado.Al lugar llegaron personas de estados como Aguascalientes, Durango y tan lejanos como Chiapas, de municipios de Tabasco, Jalpa y del mismo Villanueva, todos querían recordar al “Tunero Paisano”.
Parte de la familia Aguilar compartió el momento solemne con familiares, amigos, visitantes y medios de comunicación; con quienes compartieron la nostalgia por la ausencia del pilar de esta gran dinastía, la ceremonia eucarística estuvo concelebrada por el presbítero Gabriel Medina Magallanes y el Párroco Roberto Díaz Villagrana.
Minutos después de la una de la tarde del 19 de junio inició la ceremonia litúrgica, ante un numeroso contingente que se solidarizó cariñosamente con la familia Aguilar; fue precisamente Ángela Aguilar quien leyó los salmos, momentos después, el presbítero Gabriel Medina, de manera sencilla y realizando metáforas, comparando el escenario de ese momento -el cerro de San Cayetano- con los montes y montañas relatadas en la Biblia, recordó al “Charro de México”, explicó el Evangelio del día.
Compartió con sus palabras cómo “a través de las melodías se pueden mostrar mensajes de esperanza, de vida” –refiriéndose particularmente a algunos de los integrantes de esta talentosa familia- y de esta manera anunciar el evangelio del amor y de la alegría. El mariachi San Marcos de Calvillo, Aguascalientes, entonó las alabanzas durante la ceremonia donde se conmemoraron 11 años del adiós de Antonio Aguilar.
Flor Silvestre acompañada de Pepe Aguilar y Antonio Aguilar Hijo, además de sus esposas y familias, tuvieron un momento íntimo en la tumba del querido “Charro de México”; en ese lugar recordaron un par de anécdotas vividas, asimismo, la familia mostró que se acuerdan de él de una manera maravillosa, incluso en voz alta y dejando que el viento se llevara las palabras, se pudieron escuchar mensajes de alegría llenos de cariño y nostalgia al recordar su partida después de 11 años.
Saps Grupero

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.