El paso de las maras


El paso de las maras

 

 

Para muchos, los integrantes de “Las Maras” son considerados como una amenaza para la sociedad, una especie de cáncer; de hecho, Las Maras en Centroamérica evidencian lo débil que es un país cuando sus jóvenes viven en un marasmo de violencia y drogadicción.

 

En países abatidos por los conflictos internos, el agruparse en pandillas suele ser una respuesta lógica a la desatención y a la falta de apoyo a los jóvenes. Víctimas o victimarios, los integrantes de Las Maras, son hoy por hoy, uno de los grandes problemas que enfrenta la seguridad pública en naciones como El Salvador, Honduras, Guatemala y al parecer México y no se diga nuestro estado Sonora donde están proliferando las pandillas en las colonias de la capital por mencionar una de tantas “SIERRA BONITA” donde deambulan los delincuentes menores de edad drogados ocasionando desmanes a discreción.

La importancia que las autoridades policiacas revisen y tengan servicio de vigilancia en la Col. San Luis concretamente en la llegada de los Trenes ya que es el medio de transporte de las Maras, así como también funcione la Caseta Policiaca que ahí se tenía en el 2004 ya que la Estación del Ferrocarril es nido de vagos, cholos, malvivientes y pandilleros que tratan de emular a los Maras.

 

LA GÉNESIS DE LAS ARMAS

 

Emparentados con los Cholos Mexicanos, los Marasalvatrucha, son la respuesta juvenil, muy violenta, a los serios problemas de la postguerra Centroamericana.

 

Luego de los conflictos armados en América Central, grandes cantidades de jóvenes quedaron al amparo de las calles. Huérfanos, sin nada en la vida, algunos emigraron hacia los Estados Unidos.

 

La sociedad del vecino país del norte encontró su expresión más salvaje en los jóvenes y niños migrantes de México y Centroamérica. El desempleo, la pobreza y la violencia eran el pan de cada día de estos recién llegados.

 

En este contexto, el abuso de las drogas, sobre todo de la cocaína en piedras, el cristal aumentó bárbaramente en muchos barrios hispanos. Las calles comenzaron a llenarse de jóvenes desocupados, que en grupos llamaron pandillas, compuestas por  muchachos sin trabajo, sin futuro y de hogares disueltos.

 

LA MARA SALVATRUCHA Y LA 18

 

Cabe aclarar que las pandillas juveniles en América Central se dividen en dos grupos: La Mara Salvatrucha y La 18.

 

Conocidas como pandillas juveniles, hay que destacar que la primera en formarse es La 18, que se identifica así por estar en esa calle del sector de Rampart en Los Ángeles, California.  Sus integrantes, todos latinos y negros, comienzan a ser liderados por mexicanos, que representan la mayor cantidad de inmigrantes en California.

 

Pero, luego surgen sus contrincantes o enemigos; que son los salvadoreños que forman la llamada Mara Salvatrucha y a partir de ese momento comienzan a librar batallas campales en busca  de dominios territoriales.

 

En escena aparecen jóvenes con sus cuerpos enteramente tatuados, con sus cabezas rapadas, camisetas negras con dibujos de claveras, saludando con signos y lenguajes corporales propios y herméticos.

 

Las escuelas se convirtieron en los principales lugares de reclutamiento de nuevos miembros para las pandillas. La adhesión es voluntaria y a veces forzada o inducida con drogas, que se convierte en adicción y más tarde en sometimiento.

 

En La 18 como en la Salvatrucha, no hubo un “padrino” al estilo de la mafia, pero sí un cuerpo de “veteranos” que desde las sombras controlan a las pequeñas células formadas por chicos de apenas 11 años.

 

Los “veteranos” generalmente mexicanos, organizaban encuentros clandestinos con los jóvenes con los que entrenaban sobre estrategias contra sus enemigos y compartían la información sobre la policía.

 

SIGNIFICADO DE MARA SALVATRUCHA

 

La palabra “Mara”, se emplea en El Salvador con el significado de gente alborotadora. “Salva”, de salvadoreño. “Trucha”, viene a significar listo o atento.

 

En la zona de Los Ángeles, La Mara Salvatrucha adoptó el número 13, ya que esa zona Geográficamente es controlada por la mafia mexicana. La Mara Salvatrucha se divide en dos partes: a la que se ubica en la parte de Los Ángeles, se le conoce como Mara Salvatrucha “MS 13”.

 

La Mara Salvatrucha es la mayor pandilla de El Salvador. Tiene características propias muy determinadas ya que se originó en California en la década de los 80`s por inmigrantes salvadoreños como una respuesta defensiva en contra de las pandillas ya existentes.

 

CONTRABANDO DE HUMANOS

 

Deportados en su país de origen, los integrantes de la Mara Salvatrucha comenzaron a sacarle provecho a sus experiencias acumuladas en su estancia en los Estados Unidos. Tal vez sea el tráfico de seres humanos una de las formas en las que estos jóvenes obtienen sus mayores ganancias.

 

De acuerdo con versiones de las autoridades de migración, los miembros de la Mara se internan al país cruzando por las noches el Río Suchiate, llevando su “mercancía” humana por todo México hasta que cruzan la frontera norte.

 

Los integrantes de Las Maras son capaces de cometer toda clase de delitos ya que no sólo controlan buena parte del negocio de llevar de forma ilegal salvadoreños y extranjeros hasta Estados Unidos, sino que sus líderes son capaces de transportar iraníes, hindúes, coreanos, chinos, rusos, libaneses o ciudadanos de cualquier otra nacionalidad.

 

Los pagos que reciben por cada candidato a inmigrante oscilan entre los 300 y los 2 mil dólares, o varios miles más si el cliente tiene familiares en los Estados Unidos y éstos piden que los lleven hasta las puertas de sus casas.

 

Estos grupos tienen a su servicio un verdadero ejército de hombres que son capaces de transportar personas hasta Estados Unidos pero en un número considerable de intentos, también fracasan en sus propósitos porque las personas mueren, las capturan o los “coyotes” las dejan abandonadas.

La Patrulla Fronteriza en Arizona informó que un examen biométrico permitió arrestar a un pandillero Mara Salvatrucha, que cruzó la frontera con otros seis migrantes al noroeste del poblado Lukeville. 

En un comunicado, la corporación refirió que los oficiales patrullaban un sendero remoto de montaña cuando encontraron y arrestaron al grupo por ingresar ilegalmente al país y posteriormente los transportaron a la Estación Ajo. 

Relató que durante el procesamiento, los agentes identificaron a Carlos Ordoñez-Rodríguez, de 22 años, originario de Honduras, como miembro de la pandilla callejera Mara Salvatrucha (MS-13), con una extensa historia criminal en el estado de Colorado. 
Los otros hombres arrestados fueron identificados como cinco ciudadanos mexicanos y un hondureño, de entre 20 y 35 años de edad, quienes serán procesados por violaciones de inmigración.

ROBERTO FLEISCHER HARO.

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.