“El gran yo soy”

“El gran yo soy”


“El gran yo soy”

 

Los padres de familia estamos conscientes de la responsabilidad que tenemos de encausar y educar a nuestros hijos, que guarden íntegra la fe, que no fomenten odios ni rencores, que respeten las Leyes que nos rigen y norman nuestras conductas.

 

Los problemas de desarrollo que se anuncian en la pre adolescencia se convierten en un oleaje en la adolescencia hasta en la más feliz de las familias, las malas conductas adquiridas se convierten en conflictos, rebelión y tempestuosas emociones, la tarea es difícil para los adolescentes en ese periodo del “ gran yo soy “, son inestables y vacilan entre sentirse como si fueran seres que todo lo ven omnipotente y que se ven impotentes e independientes y mantienen a sus familias constantemente preocupadas por sus conductas antisociales.

 

Las conductas de los Padres de familia, contribuyen al proceso y el adolescente se ve orillado por las circunstancias a desempeñar el papel prematuro de adulto a tal grado de considerarse maduro.

 

El peligro aparece cuando empiezan a vivir, en la vagancia, alcoholismo, adicciones, etc., muchos trasnochan en antros, en fiestas familiares como quinceañeras y otras, son grandes de estatura, pero menores de edad. Como las señoritas que llegan a la edad de la ilusión.

 

Por lo antes expuesto, es lamentable que concurran a esa clase de convivios,  mismos que al calor de las copas que irresponsablemente les brindan los adultos que sirven las bebidas, vienen  posteriormente las riñas entre ellos    (pandillas), donde lamentablemente hay pérdidas humanas.

 

Razonando lo anterior y por la tranquilidad y el bienestar de las familias sugiero se reforme el Bando de Policía y Gobierno, específicamente en lo relacionado con convivios donde participen menores ya sea en centros de baile o casas particulares, que no se les autorice el permiso para bebidas alcohólicas y con un horario prudente, de las 14:00 a 20:00 Horas., considerando que al sujetarse a lo que marque la Ley, evitaríamos que proliferen los vicios y la vagancia.

 

Las fiestas juveniles que entre ellos  las identifican de diferentes maneras, tales como “tocadas”, “taquines”, “drinks party´s”, donde menores de edad, casi niños, se embriagan y realizan actos contra el Bando de Policía y  Gobierno en la vía pública.

 

Se debe actuar antes de que se pierda el control (más) ya que en los antros para aumentar sus ingresos se vende cerveza indiscriminadamente o en los festejos caseros donde se termina el fandango hasta que el cuerpo aguante, donde o no tenían permiso de las autoridades o no observaron las condiciones de éste.

Así es que una cosa lleva a otra como los embarazos prematuros en menores de edad,

 

Es en casa donde se debe iniciar con la prevención, manteniendo siempre buena comunicación entre padres e hijos y gracias a ello, el joven pueda conocer el grado de efectividad de cada uno de los métodos de planificación y evitar cualquier consecuencia.

“El inicio de la vida sexual no es sólo no tener hijos, sino el evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual sin diagnóstico, donde cabe señalar que el educar a nuestros hijos en el tema no se debe delegar la responsabilidad sólo a las instituciones de salud o educativas, sino es tema que inicia en casa”.

Los padres de familia, para solucionar los problemas de nuestros hijos en el hogar, debemos de verlos con sabiduría y acierto, severidad y serenidad.

 

Roberto Fleischer Haro

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583

 

 

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.