México debe redefinirse.


 

Diálogo

David Figueroa

México debe redefinirse.

 

Ante el final anunciado del Tratado de Libre Comercio (TLC) México debe redefinirse y replantear las políticas en materia de comercio internacional para  revertir el impacto  que traerá esa situación.

 

Hoy más que nunca, frente a las políticas restrictivas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump; el Gobierno mexicano está obligado a fijar una posición con claridad respecto al TLC ya que una renegociación genera incertidumbre y frenaría la inversión en México.


Todo indica que el TLC entre México, EU y Canadá, llegó a su conclusión y nuestro país carece de un plan B para enfrentar la situación. A lo único que le apuesta es a los tratados bilaterales con otros países, de Asia, Europa y América Latina.

 

La amenaza de romper con el Tratado de Libre Comercio no nos sorprende –ni debe asustarnos-, lo veíamos venir porque fue parte central del discurso de Trump en su campaña para ganar adeptos con el único fin de llegar a la Presidencia.

 

Donald Trump representó en todo momento un enorme desafío para México y al llegar al poder, insistió en que “México se ha aprovechado de Estados Unidos”. Ahí advirtió de la renegociación del TLC y hasta el posible retiro del acuerdo comercial.

 

La gravedad de la situación se profundizó ahora al conocer las demandas inaceptables de los comisionados de Trump: La postura sobre las exportaciones agrícolas de México proponiendo que éstas se realicen sólo cuando los productores de Florida y California no cosechen, entre  otras.

 

Especialistas en el tema, consideran que el TLC llega a su final ante la posición intransigente de los “negociadores” estadounidenses.

 

Y en esta etapa crucial, el Gobierno mexicano debe redefinir más que nunca su postura para revertir los efectos negativos y posicionarse a nivel internacional.

 

Apostarle a la sumisión o caer sólo en un intento de apaciguar a Trump no puede ni deben ser opción: México está obligado a definir sus objetivos con claridad y plantear una agenda integral que refleje el valor y el peso que tenemos como país.

 

Trump nos ha tomado la medida y continuará con sus políticas hostiles en tanto el mundo entero no le ponga un “hasta aquí”, y estados fronterizos como Sonora, Chihuahua, Baja California, Tamaulipas y Nuevo León recibirán los primeros impactos, sin duda alguna.

 

El acuerdo comercial trilateral se firmó –en 1993- para facilitar los intercambios comerciales, pero sobre todo para dar certeza a la inversión extranjera directa, por lo tanto su cancelación reduciría la confianza hacia México en el panorama financiero internacional, lo que afectará nuestro crecimiento económico.

 

La política que perduró por más de 20 años entre ambas naciones –incluso desde antes que se firmara el TLC- era la de privilegiar una visión de integración, pero hoy se ve rota con la visión estridente de Trump y se debe partir de una nueva realidad.

 

Las implicaciones macroeconómicas que pudieran surgir con la terminación del TLC afectarán a nivel nacional, pero también en el plano estatal porque la estructura productiva de Sonora está mayormente orientada a la exportación.


Una eventual desaparición del TLC provocaría la pérdida de casi un millón de empleos en México y la caída de la producción en áreas de alta integración con Estados Unidos, como textiles y la automotriz que es de las principales actividades económicas en Sonora.

 

Es de sobra conocido el destacado papel que juega Sonora en las relaciones con Arizona y Estados Unidos.

 

Por eso, ante la amenaza de romper con el TLC, se hace necesario el manejo de una agenda de riesgo para México y para Sonora como estado fronterizo, que permita atenuar el impacto negativo de las políticas restrictivas de Trump.

 

Pero, sobre todo, se requiere que Sonora defina y despliegue una estrategia estatal y regional lo antes posible, aprovechando la buena relación y los intereses en común con nuestros vecinos.

 

Tenemos, que estar preparándonos para lo que parece inminente.

 

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.