Famosos tocados por el crimen


GUADALAJARA, JALISCO (10/AGO/2017).- El caso de Julión Álvarezestá provocando un terremoto en el corazón de la música mexicana. Y aunque el alcance y profundidad de este caso todavía está por determinarse, Julión no es la única celebridad que se ha visto envuelta en un escándalo que amenaza con causar un profundo daño a su carrera artística y de paso incluso salpicar su vida privada.

Luego de ser acusado de que presuntamente funge como prestanombres de un criminal, el cantante subió un videoa sus redes sociales, donde agradeció el apoyo de sus fanáticos y apuntó: “Desgraciadamente amanecimos con una noticia donde nos están involucrando, nos están echando notas un poco incómodas (…) les puedo decir que soy una persona de rancho, de pueblo, que sé hacer mis cosas, me ha costado muchísimo. Lo poco lo mucho que tengo me lo he ganado”.

“Me he dedicado a hacer música, gracias a Dios no tengo la necesidad de muchas de las cosas que me están acusando (…) tiempo al tiempo, no puedo decir otras cosas más que a la mejor son cuestiones de envidia, de celos, no sé si políticas también”, anotó el artista, quien agregó que esperará que el curso de las investigaciones demuestre su inocencia.

Desde amistades peligrosas hasta el abierto acoso del crimen organizado, pasando por regalos misteriosos o amenazas declaradas. Los lazos entre los famosos y los criminales en más de una ocasión comienzan a tejerse de la forma menos esperada.

Cantantes, actores y conductores son parte de la lista de figuras que descubrieron lo que significa tener una amistad peligrosa.

ALGUNOS EJEMPLOS

• Kate del Castillo
La actriz de “Muchachitas” no imaginó que declarar su admiración hacia “El Chapo” Guzmán, en una tierna carta publicada en 2012, le iba a acarrear tantos problemas (le pidió que traficara con amor en vez de drogas).

Tras la misiva, se supo que Kate se había reunido con el capo en 2016, a la que se suman varios mensajes que intercambiaron vía celular. Desde entonces, la actriz asegura que es acosada por el gobierno mexicano, lo que la ha obligado a permanecer en Estados Unidos.

• Valentín Elizalde
“El Gallo de Oro” debía parte de su fama a interpretar narcocorridos, los mismos que al parecer desataron su muerte. El cantante fue tiroteado al lado de dos acompañantes en 2006, justo a la salida de la Feria de Reynosa, luego de presentarse en el palenque.

El intérprete presuntamente había sido amenazado para no presentarse en esa ciudad. La muerte de Elizalde causó un profundo impacto en Tamaulipas y en la familia artística mexicana, por la violencia con la que ocurrió.

• Jenni Rivera
A principios de 2014 se dieron a conocer fotografías de “La gran señora” acompañada por los hijos del narcotraficante Servando Gómez “La Tuta”, integrante de un grupo criminal con sede en Michoacán. Un testigo protegido señaló que la cantante también formaba parte de un grupo de intérpretes que tomaban parte en “narcofiestas”. Antes de su fallecimiento (en diciembre de 2012), dio a conocer que había recibido amenazas de muerte.

• Pepe Aguilar
El charro grandote ha llevado su carrera de una forma recta, aunque eso no evitó que el escándalo terminara por salpicarlo, gracias a su hijo Emiliano, acusado de tráfico de personas.

José Emiliano Aguilar, hijo mayor del cantante, fue descubierto el pasado 14 de marzo en la garita de San Ysidro cuando intentaba cruzar ilegalmente a cuatro ciudadanos de origen chino, a quienes llevaba ocultos en la cajuela.
 
Emiliano se declaró culpable y espera sentencia en una corte de San Diego para el 14 de agosto.

• Joan Sebastian
El fallecido intérprete fue señalado de tener ligas con el narcotráfico, algo que desmintió en varias ocasiones. La muerte de sus dos hijos en hechos violentos ayudó a alimentar las versiones de que se encontraba en malos pasos.

En mayo pasado, Federico, hermano de Joan, fue amenazado por un grupo criminal de Guerrero, a través de unas mantas colgadas en sitios públicos. El también empresario de palenques y promotor de artistas tuvo que presentarse a declarar ante la justicia tras estos hechos.

• Melissa Plancarte
La llamada “Barbie grupera” comenzó su carrera deslumbrando en el escenario, hasta que se supo que era la hija de Enrique Plancarte Solís, señalado por ser líder de un grupo del narcotráfico.

Melissa negó tener relación alguna con su padre y que incluso ignoraba a qué se dedicaba, aunque se le vio dolida en su velorio y mandó varios mensajes en redes.

La intérprete, por ahora, mantiene un perfil bajo, aunque su carrera sigue estando apoyada en la interpretación de “narcocorridos”.


el Informador

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.