Es jefe es el jefe, hasta que deja de serlo. Eso todos lo saben.


Odracir y el off the record

Por David Parra

Es jefe es el jefe, hasta que deja de serlo. Eso todos lo saben.

Como es natural, en cierta ocasión me vi obligado por las circunstancias a llevar a mi tata al jardín Juárez para ser urgentemente atendido por una de las bellas damiselas que desarrollan sus actividades empresariales por esos entornos, en una de las generosas estancias cercanas al famoso parque hermosillense donde confluye el folklore local en sus diversas y variadas expresiones.

Cuando el viejito regreso triunfante de la terapia que nos llevara a ese pintoresco lugar, por su propio pie contra pronóstico, por cierto, le pregunté: “¿Oye cabrón, no te da miedo que te vayan a pegar el sida?

Su respuesta, con una lánguida y serena mirada al crepuscular horizonte fue un relajado pero convencido y no menos firme aparte de contundentemente lacónico “no”. El ingrato para entonces contaba con 84 años pues.

Y en efecto, ya lo decía el famoso filósofo y ensayista, José Ortega y Gassette que “el hombre es él y su circunstancia”, lo cual me parece aplica de manera indiscutible para el comentario que hiciera el ahora ratificado y condecorado Fiscal Anticorrupción de Sonora, Odracid Espinoza, respecto de la, a según su decir, inminente salida del ex Gobernador Guillermo Padrés una vez que la PGR ha desistido del  proceso contra Guillermo Junior tras nueve meses de encarcelamiento por los mismos delitos que le imputan a su padre, al del memito aclaro.

Para el Odra, como le dice, ese si, Ricardo, mi amigo, su padre, en su calidad de fiscal, ahora si el Ricardo alrevez, la noticia puede que le haya caído como baldazo de gélida agua helada, o sea al doble, ya no porque deba sudar esa calentura sino porque él fue el que contagió el virus y ahora le devuelven el ticket.

Para ser menos enredoso, recordemos que la integración del expediente le correspondió en buena medida a la FAS del Odra, pero la cancha de ese partido está es la PGR.

A pesar de las posteriores contradicciones en que incurrieran propios y acomedidos para decir que el Odra no dijo lo que había dicho, pues si lo dijo y quedó grabado y difundido por las ondas hertzianas… Y justamente aquí es donde me encanta citar a Lucerito… ¿Y?

Es decir, tal como emitiera mi tata su calladamente estridente NO que aún retumba en mis mejores y divertidas memorias, para que tanta alarma y payasada si es un tema de la PGR y por más políticamente impropio que pueda interpretarse este desliz verbal muy posiblemente motivado por algún dejo de frustración por vaya usted a saber que sabe que, ahí si, no va a decir el Odra, que a final de cuentas no pondrá a Guillermo padre en libertad ni será aplicado para jurisprudencia alguna.

Por su parte, la liberación de Guillermo Padrés Daghnino da para pensar que de la misma manera pudiera la PGR providencialmente desistirse o más probablemente, el Juez que lleva el procedimiento encontrar elementos para concederle la libertad al ex Gobernador sonorense y ahí tampoco lo que diga yo ni el Odra tendría mayor influencia en esos sesudos y misteriosos designios del señor juez o la ejemplar institución procuradora.

Recordemos que estamos en la antesala de la bigone pues y adoptemos la contundente frase del canelo, y que todo, absolutamente todo es posible. Si aún con todo lo anteriormente expuesto duda de esa lapidaria afirmación, consulte usted comedidamente a todo un experto de nombre Virgilio Andrade o igualmente seguro, a Jesús Murillo Karam, por citar gurús contemporáneos solamente y seguramente le contestarán sin mayores remilgos aquella bonita frase de campaña que me recuerda a un no menos célebre personaje que en de esto de cruzar el pantano y no mocharse, es un compendio vivo de proyección internacional: ¿Quién dice que no se puede?

Bytheway

La reforma educativa, dice el Presidente Peña Nieto, es una realidad. Ciertamente, aunque es una realidad en proceso a la que aún le hace falta trecho para cristalizar una transformación del sistema educativo como se concibiera desde el magisterio en su génesis cuando se construyera, propusiera y promoviera la Alianza por la Calidad de la Educación, de la que emana cual aproximada copia fiel con escasos pero infortunados ajustes, la citada Reforma.

Esto en el marco del reconocimiento anual que atinada, emotiva y generosamente hace la Presidencia a alumnos de sexto grado de primaria destacados de todo el país.

En ese escenario se inserta lo impensable hace apenas dos años: El reconocimiento Presidencial de manera pública al magisterio en la representación del SNTE, donde su Presidente Nacional, Juan Díaz de la Torre, refrenda su exitosa estrategia con la que ha reposicionado al sindicato magisterial luego de un estridente distanciamiento que infundiera temor y desconfianza entre las filas de la organización sindical que ahora se han disipado.

El tiempo ha puesto las cosas en su lugar y del discurso agresivo y descalificador de sus primeros meses al frente de la SEP, el propio Secretario de Educación, Aurelio Nuño, pasó a pronunciar ante la representación nacional del magisterio la mañana de ayer, esta frase dirigida a los educadores mexicanos en el encuentro: "No pierdo la ocasión para reiterar mi permanente reconocimiento y agradecimiento, y, a ustedes jóvenes, los quiero invitar para que les tributemos desde aquí un gran reconocimiento a las maestras y a los maestros de México que se han ocupado, que han dedicado su empeño y su vocación por formar a la niñez y la juventud mexicana. Gracias maestras y maestros de México”.

He ahí la historia documentada en la red de redes en sus distintas y variadas presentaciones chamacos, nada es inventado. Ya abordaremos con más amplitud este tema.

 

Agradezco sus comentarios a columna.percepcion@gmail.com

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.