Vivir sin adicciones


Vivir sin adicciones

 

En la familia es donde se tienen las primeras experiencias de aprendizaje, se enseñan valores, se acuerdan normas, se desarrollan los primeros hábitos, se inicia la convivencia con otras personas y es el grupo que ofrece amor, seguridad, protección y bienestar necesarios para todo individuo.

    

El hogar es una fuente de crecimiento para todos sus integrantes, en donde se espera que se comporten o sean de determinada forma; se establecen principios y normas de acción a través de valores familiares, mismos que proporcionan razones para que los hijos digan NO a las adicciones.

 

Los hijos que deciden no usar drogas, lo hacen porque tienen una fuerte convicción de que su uso  puede ser perjudicial y esa fortaleza les ayuda a mantener su decisión.

 

El camino más eficaz para su prevención es estar atentos e informados para orientar a los niños y jóvenes sobre cómo resistir la presión que les conduce al consumo de alcohol, tabaco y de otras substancias, así como mostrar interés por lo que les sucede y mantener una relación de afecto y amor con ellos.

    

PARA VIVIR SIN DROGAS

Los padres y maestros pueden detectar algunas circunstancias que están relacionadas con un riesgo para que los niños y jóvenes inicien el consumo de substancias, mismas que deben analizarse y buscar alternativas de solución:

_

Conducta  “antisocial” temprana, inicia entre los 5 y 7 años y persiste hasta la temprana adolescencia, expresada en comportamientos variados como daños al mobiliario, riñas verbales o físicas, incumplimiento de tareas, indisciplina, hablar a gritos, molestar a sus compañeros, robos, etc.

 

Aislamiento de actividades sociales, resistencia a participar en actividades  familiares, evita salir con sus grupos de amigos, no contestar llamadas,  permanece mucho tiempo en tareas individuales como ver televisión, navegar por Internet sin permitir compañía, etc., el aislamiento es síntoma de depresión y ésta lo lleva  a dormir más o a no dormir, se le ve triste, melancólico, tienen ideas suicidas o intentos de suicidio, etc.

 

La incidencia  del síndrome infantil de hiperactividad y déficit de atención, este tipo de conducta ocasiona un sinnúmero de  problemas; los profesores y padres de familia etiquetan a los niños como “niños problema”, “latosos”, “incontrolables” y la característica principal es la incapacidad de dedicarse a alguna actividad hasta concluirla.

 

Altos niveles de angustia, por lo general esta situación es de los padres y los niños hacen suyos los problemas y lo reflejan en su comportamiento en general.

 

Baja autoestima, si el niño se percibe sin valor, poca cosa o inferior mostrará dificultades para establecer relaciones y si las tiene, muestra angustia expresada a través de sudoración, ruborización, ausencia de contacto visual, disminución del volumen de voz, etc.

 

Abusos alimenticios, el riesgo de las actitudes compulsivas como el exceso al comer, está relacionado con la posibilidad de extender esta compulsión hacia otras esferas como puede ser la adicción a las drogas.

 

Desinterés en el desarrollo escolar, éste se demuestra con inasistencias frecuentes a clases, repudio a la permanencia en la escuela y disminución del tiempo que se dedica a las tareas escolares.

    

Estos son algunos de los problemas más frecuentes y con los que es necesario actuar para evitarlos en la familia, la prevención del consumo de drogas implica acciones conjuntas de toda la sociedad y por supuesto de todos los que viven en el hogar.

 

Los padres tienen una gran responsabilidad, por lo tanto, el maestro puede orientarlos y sugerirles, porque solo a través del  reforzamiento de conductas se hará un frente común contra las drogas y se logrará el bienestar familiar, mismo que se reflejará en el aprovechamiento escolar.

 

LAS DROGAS DAÑAN EL CUERPO Y EL CEREBRO

La edad mas apropiada para que el padre de familia inicie su plan de prevención es desde los primeros años de vida del niño, al enseñarle  normas y códigos morales, sobre lo que está bien o está mal y mediante el ejemplo de él mismo de no consumir drogas.

 

Los maestros reforzaran esa prevención desde la etapa de preescolar con programas que enseñen a los niños que el consumir drogas es malo y peligroso, que dañan el cuerpo y el cerebro.

 

QUE ES LA ADICCION

La adicción es un estado psíquico o físico causado por la interacción entre un organismo vivo y una droga, que lleva a modificar el comportamiento y a un impulso irresistible a tomar la droga o fármaco en forma continua o periódica.

 

La dependencia del individuo no solamente es psicológica, sino biológica y social, tanto de las drogas legales como las ilegales.

 

Las drogas legales son las recetadas por el médico, las ilegales son las que se consiguen o se venden de manera ilegal en las calles.

 

Hace 30 años el uso de las drogas ilegales era más exclusivo de los adultos, en cambio, en la actualidad, la mayoría de ellas están siendo consumidas por niños y adolescentes a edades más tempranas. La marihuana y el alcohol siguen siendo las drogas que más se consumen a estas edades.

 

LAS DROGAS Y SUS EFECTOS

Una droga es una sustancia química que puede absorberse en el organismo y provocar cambios deseables o indeseables en su funcionamiento; el daño y su gravedad van a depender del tipo de droga, la frecuencia de su uso y a susceptibilidad del niño o adolescente a esa droga.

 

Las consecuencias nocivas de las drogas ilegales pueden ir desde efectos agudos en los funcionamientos biológicos, cognitivos y conductuales del niño, hasta daño a largo plazo que afecta a todos los órganos y sistemas del cuerpo, la gravedad va a depender del tipo de droga, la frecuencia de su uso y la susceptibilidad del niño o adolescente a ella.

 

Cualquier droga cuyos efectos sean placenteros y que se consuma en forma inapropiada, sea legal o ilegal, puede llevar al niño o adolescente a una adicción, las drogas con las que inician más frecuente su consumo, son el tabaco, alcohol, marihuana e inhalantes y éstas se convierten en la puerta de entrada para consumir otras más dañinas.

 

 

LOS MÁS PROPENSOS

No son solamente los niños o adolescentes de la calle los más propensos al uso y abuso de drogas ilegales, sino todos aquellos que cuentan con los siguientes factores de riesgo:

a)    Vivir en una zona urbana o barrio con mayor disponibilidad a estas drogas.

b)    Tener amigos o compañeros que las usan.

c)     Sufrir de algún problema o aprendizaje que lo lleve al fracaso o a la deserción escolar.

d)    Contar con el antecedente de haber sufrido alguna forma de abuso infantil.

e)     Provenir de una Familia disfuncional o caótica.

f)      Provenir de una familia con violencia entre sus miembros.

g)    Tener padre con adicción a una o varias drogas.

h)    Desempleo en la familia.

 

 

Roberto Fleischer Haro.

 Miembro de la IV generación de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.